viernes, septiembre 25, 2009

Poesía



Vino, primero, pura,
vestida de inocencia.
Y la amé como un niño.
Luego se fue vistiendo
de no sé qué ropajes.
Y la fui odiando sin saberlo.
Llegó a ser una reina,
fastuosa de tesoros...
¡Qué iracundia de yel y sin sentido!
...Mas se fue desnudando.
Y yo le sonreía.
Se quedó con la túnica
de su inocencia antigua.
Creí de nuevo en ella.
Y se quitó la túnica
y apareció desnuda toda...
¡Oh pasión de mi vida, poesía
desnuda, mía para siempre!


Juan Ramón Jiménez
in:Eternidades. Buenos Aires: Losada, 1957.

2 comentarios:

  1. Hermosos versos que me harán volver. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tudo lindo por akiiiiiiiiii
    Beijos no coração...Amor & Paz!

    ResponderEliminar